Desde hace algunas temporadas, el equipo blanco ha recurrido al gris, al fucsia, al negro con dragón, al verde oscuro, al naranja e incluso al rojo, pero no había creado ningún uniforme violeta. A título personal, con el equipo blanco se alzó con cuatro Balones de Oro, dos The Best y tres Botas de Oro. La rivalidad con la estrella barcelonista, Leo Messi, queda ya como la más importante del balompié por la intensidad, el altísimo nivel mantenido durante más de una década por los dos y la pugna por los Balones de Oro que sigue viva. En Kiev, en medio de la celebración por la tercera Champions consecutiva, empañó la fiesta anunciando una sorprendente ruptura que se quedó a medias. Cristiano Ronaldo dice adiós al Real Madrid tras nueve temporadas en las que jugó 438 partidos, anotó 451 goles y ganó cuatro Champions. El Real Madrid y el resto de grandes clubes no sólo esperan de las marcas deportivas mayores fijos anuales, sino también mejor distribución del producto, sobre todo en el superdesarrollado comercio online, indispensable marco para aumentar las ventas. Su nombre sustituirá en la camiseta de los Sergio Llull, Rudy Fernández y Felipe Reyes a la Universidad Europea, que la ha explotado las dos últimas campañas.

Ramos marcó a través del VAR, cuando parecía que estaba en fuera de juego, y el Bernabéu se puso en modo noche europea, en vilo con cada salida del Brujas, en pie con cada llegada propia. Nadie olvida cómo se arrancó la camiseta para mostrar al mundo que buena parte del título llegó gracias al cuerpo machacado en el gimnasio de ‘míster Champions’. Pues porque es historia viva del Real Madrid, con más de 500 partidos con la camiseta blanca, con un palmarés espectacular y con una bien merecida fama de jugador de pundonor y entrega. Pero decidieron cambiar. Había una leyenda que apuntaba a que ambos colores se mezclaron debido a un lavado y que de ahí surgió el rosa, pero está bastante desacreditada, no sólo porque no saldría rosa de la mezcla (saldría morado), sino porque esta historia se atribuye a muchos otros equipos. El hecho de que con el tiempo fueran conocidos con el sobrenombre de ‘colchoneros’ se debe a que antiguamente los colchones solían ir enfundados en una tela blanca con franjas rojas.

Y los demás, meras comparsas de los de siempre, que han hecho de la Champions su coto de caza particular. No habría llegado donde lo ha hecho sin ese ego desmedido. Qué tiene ese jugador en las botas? No. Ese control, el gol y otro más son parte del día en que se hizo hombre con la camiseta del Madrid, por la obra y por su trascendencia, en la ida de unos cuartos de Champions frente a un coloso, el Liverpool de Klopp y Salah, en una noche en la que sobre la hierba había 19 Copas de Europa. En la Europa League, disputó seis partidos y se estrenó como goleador ante el Salzburgo austríaco. Tras el tema de las drogas, volvió a Europa pra jugar en el Efes Pilsen turco. Fue internacional en todas las categorías inferiores, equipacion madrid pero nunca debutó con la absoluta. Se retiró en 2011 en las filas del Peñarol de Montevideo uruguayo. Un comportamiento natural y de normalidad que volvió a provocar las carcajadas de los asistentes y que fue comentado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, asegurando que a quien había visto antes posando con la camiseta del Madrid «se parecía mucho al alcalde».

Las mangas negras eran la principal característica de la camiseta de aquel año y esta temporada regresan. Una semana de aplausos a su rigor defensivo se tradujo en la feria de este martes, entre nervios, camiseta real madrid 2022 malas colocaciones y un portero que no se sabe si está perdiendo su halo de figurón por culpa de sus compañeros o de un bajón real por el peso de la camiseta blanca. Como adelanté el martes, era la mejor decisión que podía tomar; pero no ha sido de Ernesto Valverde, ni tampoco de los médicos que trataban su contractura. La posibilidad de que el Madrid conquiste su decimotercer título contiene el atractivo adicional de que pueda ser el tercero consecutivo. Además, Florentino quiso agradecer que los aficionados madridistas no acudieran en masa a celebrar el título en la fuente de la Cibeles y aseguró que han sido «un ejemplo para todos». Poco importó el traspaso que acompañó a su llegada: 94 millones, el más caro de siempre. La publicidad y los acuerdos de patrocinio supusieron 6,8 millones, por lo que la oficina comercial generó el 44% de los ingresos totales. Recordad que este artículo se irá actualizando a lo largo de este mes, con las diferentes novedades que vayan surgiendo.